Los mejores vídeos

Loading...

domingo, 18 de marzo de 2012

¿CÓMO MURIÓ REALMENTE TÚPAC AMARU II?


Taytachay, Amarúy…mana qonqana, wiñay Amarúy”
(“Mi padrecito, mi Amarö…mi eterno e inolvidable Amarö”)
José María Arguedas.

Hace muchos años atrás, al ingresar al baño de Sociales en la Pontificia Universidad Católica del Perú observe un graffiti en la pared que decía:

”VAMOS POR PARTES”
(Autor: Túpac Amaru II)

Aún recuerdo que sonreí por la graciosa creación intelectual, pero años después ya inmerso  en el mundo de la docencia me di cuenta con bastante preocupación que la mayoría de alumnos en el Perú creían como una verdad absoluta que Túpac Amaru II había muerto descuartizado  por cuatro caballos, este motivo y no otro me ha llevado a escribir hoy sobre la forma en que realmente murió este personaje de la historia peruana.
"Lo pondrán de cabeza. Arrancarán sus deseos, sus dientes y sus gritos. Lo patearán a toda furia . Luego lo sangrarán: !y no podrán matarlo¡. (Alejandro Romualdo:Fragmento de Canto coral a Túpac Amaru que es libertad).

El día viernes 18 de mayo de 1781, a la hora de la Misa Mayor, fue ejecutado por las autoridades españolas el líder indio José Gabriel Condorcanqui autodenominado Túpac Amaru II porque según él descendía por línea paterna de Juana Pilcowaco, hija de Túpac Amaru, el último de los Incas de Vilcabamba , ajusticiado por el virrey Francisco de Toledo en 1572.
La ejecución del cacique de Tungasuca, Surimana y Pampamarca se produjo en la plaza de Wacaypata, la antigua plaza del Pregón de los Incas. Antes que le llegue su turno, Túpac Amaru II y tal como señalaba la sentencia fue obligado a presenciar la tortura y asesinato de sus aliados y amigos, de su hijo mayor y de su esposa, la zamba Micaela Bastidas Puyucahua. Un día antes, el 17 de mayo a las 9 de la mañana, el visitador Areche había ordenado  el ahorcamiento de  José Amaro, Miguel Ancco, Miguel Meza, Pedro Mendigure, Ramón Ponce, Francisco Torres, Gregorio Enríquez, Pedro Mamani e Isidoro Puma. El día 18, José Gabriel fue mudo testigo  como a Diego Berdejo, Vicente Castelu y Antonio  Bastidas los ahorcaban en forma simple, arrojándolos de lo alto de una escalera, vió como al ex esclavo negro Oblitas, verdugo del odiado corregidor Arriaga, se le arrastraba con una soga hecha de esparto al cuello antes de ahorcarlo y como su cuerpo inerte fue descuartizado. A la cacica de Acos, Tomasa Tito Condemayta la vio morir agarrotada sobre un tabladillo dispuesto con un torno de hierro. Fue testigo también del ajusticiamiento de su anciano tío don Francisco y de su hijo mayor Hipólito Túpac Amaru a quienes antes de ahorcarlos les cortaron previamente la lengua. Cuando su mujer Micaela Bastidas subió al tablado su dolor debió ser eterno, como cuando vio morir a su hijo, pues se dice que no hay peor dolor para un padre que ver morir a su hijo. Se dice que la ejecución de Micaela fue insufrible, pues debía morir con la pena del garrote vil u horca manual, pero teniendo el cuello muy delgado, el torno no logró ahorcarla. ”Para acelerar su ejecución fue necesario echarle lazos al cuello, tirando los verdugos de ambos extremos. Como esto fuera todavía insuficiente, haciendo honor a su profesión, los verdugos la remataron dándole de patadas en el estomago y los senos hasta que expiró”.(Carlos Daniel Valcárcel: La rebelión de Túpac Amaru). Ya muerta Micaela, el verdugo para completar la escena de horror, le cortó la lengua. Presidía la “función” el visitador José Antonio de Areche, el mismo que en su prisión había tratado de convencerlo para que delatase a sus aliados consiguiendo como respuesta del jefe indio:” aquí no hay más cómplices que tu y yo; tu por opresor, y yo, por haber querido liberar a mi pueblo de semejante tiranía, ambos merecemos la muerte”.
Conducido al patíbulo, su aniquilamiento físico era evidente, producto de los tormentos,  de las torturas a las cuales se les había sometido en su prisión. Valcárcel dice: “Con repetidos tormentos sus verdugos llegaron a quebrarle un brazo”. Ya en el patíbulo los verdugos le abrieron la boca y le cortaron la lengua. Le quitaron grilletes y esposas y arrojado al suelo, lo colocaron con la cara hacia el firmamento. Cuatro caballos cabalgados por mestizos fueron acercados. Sendos lazos sujetaron las extremidades del reo a las cinchas de los cuadrúpedos. Terminados los preparativos se dio una señal, partiendo los jinetes hacia los cuatro puntos cardinales, espectáculo que como dice un testigo anónimo”…jamás se había visto en esta ciudad”. Increíblemente los encabalgados no pudieron avanzar más allá de la extensión de sus lazos, porque la fortaleza física, aunque diezmada, de José Gabriel resistió victoriosamente el sacrílego intento de fragmentarlo. Por breves instantes Túpac Amaru se batió en el aire cual si fuera una araña gigantesca. Su pequeño hijo Fernando, agobiado por aquel cruelísimo trance, emitió un grito tan lleno de angustia que ha quedado grabado en la historia como una elocuente protesta de tan salvaje ejecución. Un testigo anónimo dice: “Este día concurrió un crecido número de gente, de que entre tanto concurso no se veían indios, a lo menos en el traje mismo que ellos usan y si hubo algunos estarían disfrazados con capas o ponchos” . Al ver el visitador Areche la excesiva demora en la ejecución del reo, acaso “movido por la compasión”, ordenó decapitarlo. El Inca fue conducido al pie de la horca y descuartizado. Su cabeza se envió a Tinta .Los brazos: uno a Tungasuca y el otro a Carabaya. Las piernas: una a Santa Rosa ( actual provincia de Melgar, Puno),y la otra a Livitaca (actual provincia de Chumbivilcas en el Cusco). Los cuerpos de Túpac Amaru-privado de la cabeza y extremidades-y de doña Micaela Bastidas-conservando la cabeza y una pierna-fueron conducidos al cerro de Picchu para ser quemados y sus cenizas arrojadas al aire y al río Chunchullmayo afluente del río Huatanay. Como corolario final, el visitador Areche mandó poner en aquel lugar una lápida recordatoria. Los miembros de los otros reos fueron en parte distribuidos en diversos pueblos, como ejemplar sanción y “eterna memoria de los delitos nunca vistos ni oídos en otros reinos”. Por ejemplo, los brazos de Micaela Bastidas fueron enviados a Tungasuca y Arequipa y una pierna a Carabaya, la cabeza de Tomasa Tito Condemayta fue enviada al pueblo de Acos, donde ella había sido cacica. Por último se recomendó que la descendencia de Túpac Amaru sea extinguida hasta el cuarto grado de parentesco.
Esta imagen se acerca más a la forma  como murió Túpac Amaru II, el 18 de mayo de 1781 en la plaza de Armas del Cusco.

Dedicado a Naomi Díaz Lara


9 comentarios:

  1. Hola entre aqui a través de un enlace en la pág de facebook Histrollia del Perú, le escribo por que hoy leí este reportaje del diario ABC, acerca de la verdaderas caracteríscas de Francisco Pizarro y su relación con la población nativa, me gustaría saber su opinión y veracidad de lo que se lee aquí.
    http://www.abc.es/cultura/20131028/abci-pizarro-martin-rubio-biografia-201310262023.html

    ResponderEliminar
  2. Es ese tipo de informacion que uno realmente valora, por que es cierto nuestra historia esta llena de mentira, que pocos se atreven a develar, lo cierto es que los peruanos somos tan testarudos que aveces nos negamos a creer lo cierto y nos aferramos a la mentira.

    ResponderEliminar
  3. muy cierto los peruanos debemos de leer mucha cultura general.

    ResponderEliminar
  4. presenciamos la fortalesa de tupacamaru

    ResponderEliminar
  5. TODOS SABEMOS QUE TUPAC AMARU ERA UN MASON PRO INGLES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi parece de acuerdo a estudios actuales

      Eliminar
  6. La gesta de Túpac Amaru vista por Alexander von Humboldt
    dice entre tras cosas que era hijo de un cura español

    ResponderEliminar